La acupuntura: Una vía de curación extraordinaria (Bai Xinghua)

En Medicina Tradicional China (MTC) la acupuntura se usa a menudo en conjunción con la moxibustión. Esas dos técnicas están tan estrechamente relacionadas que para referinrnos a ellas en chino usamos una sola palabra, zhenjiu -acupuntura (zhen, aguja) y moxibustión (jiu, quemar)-. Una nueva palabra inglesa ha sido acuñada recientemente para contener esos dos significados, acu-moxa.
De todos modos, las diferencias intrínsecas entre acupuntura y moxibustión hacen necesario considerar sus orígenes separadamente.
Moxibustión es una práctica de la MTC que trata la endermedad y la afección estimulando los puntos acupunturales y los meridianos con calor. La invención de la moxibustión estuvo directmente relacionada con el descubrimiento del fuego y su uso en los hombres prehistóricos. Todos los animales, incluidos los seres humanos, instintivamente prefieren el calor al frío. Incluso las plantas exiben propiedades phototaxicas o thermotoaxicas. La aplicación de calor para sanar es universal, y así consta en numerosas tradiciones médicas incluidas las de las antiguas Grécia y Roma. En un momento de la prehistoria nuestros ancestros descubrieron que el fuego no sólo servía para calentar su comida y calentar sus cuerpos sino también para aliviar e incluso curar sus males.
Pero punturar el cuerpo con agujas no es en ningún modo la reacción instintiva de una persona enferma o dolorida. La mayoría de gente prefiere no ser punturada con agujas y asocian las agujas con dolor o lesion. No es extraño que la expressión darle a alguien con la aguja[1] signifique desagradar o irritar, en inglés. Muchas plantas y animales han sacado provecho de esta respuesta natural y están envueltos de espinas o plumas para protegerse de los ataques. Punturar agujas causará un cierto trauma físico, por fina que sea la aguja y hábil el practicante. Un estudio moderno muestra que cuando usamos una aguja de 0.2 mm de diámetro, la medida de las agujas de acupuntura modernas, para punturar un conejo, dañamos de cuatro a veinte fibras musculares y de diez a veinte fibras nerviosas[2]. El grado de trauma era mucho mayor en la antiguedad, cuando las agujas eran mucho mas macizas. Incluso en el pasado más reciente se usaban ocasionalmente agujas de hasta 2 mm de diámetro.
Lo que parece más ilógico todavía es que la acupuntura se aplica a menudo en areas distales, en lugar de locales. Está claro que la aplicación de calor puede aliviar un disconfort local. También está claro porqué puede ser necessario causar más trauma en una zona afectada en una situación determinada, como cuando se requiere de la cirurgía o se ha de fijar un hueso roto. Pero no es evidente porqué a menudo la acupuntura pretende punturar puntos alejados de la localización del problema. Uno de los principios de la enseñanza de la acupuntura es: Punturar abajo para tratar arriba. Por ejemplo, un tratamiento habitual en acupuntura requiere punturar el punto IG4-Hegu, localizado en la mano, para aliviar dolor dental. A los no profesionales puede parecerles que la mano sana no tiene nada que ver con la cabeza afectada, ¿porqué habrá que traumatizarla?
Aunque la acupuntura pueda a veces ser dolorosa, si se aplica correctamente no causa ningún daño serio ni ninguna lesion duradera. Muchas personas están dispuestas a soportar el mal menor de la punción para aliviar un problema mayor. Desafortunadamente, a algunos la acupuntura les puede parecer espantosa, sobretodo en occidente, dónde a menudo es malentendida y malrepresentada. Por ejemplo el término acupuntura, en una fuente respetada como la Enciclopedia Americana, contiene una foto de la cabeza de un hombre con más de setenta agujas. Sin embargo un acupuntor experto y apropiadamente entrenado nunca punturaría de esa manera tan exagerada y excesiva.
Lo más sorprendente es que de entre todas las terápias holísticas inventadas en el mundo antiguo la acupuntura naciera solo en China. No hay correspondencias o tratamientos similares en las tradiciones médicas de otras culturas. Los acupuntores de hoy todavía se addieren a las mismas doctrinas y manipulan las agujas de la misma manera que sus homólogos de los días del Nei Jing o Clásico del Emperador Amarillo, el tratado sobre acupuntura más antiguo que se conoce (c 104-34 aC). A pesar de la introducción de métodos sin dolor y no invasivos como lo acupressión o la estimulación de puntos con electricidad u ondas cortas, la punturación sigue siendo el tratamento principal en acupuntura.

 

El doctor Bai Xinghua nació en 1964 en un pequeño pueblo al Noroeste de China. Acabó su licenciatura de medicina en 1986 y su máster en acupuntura en 1989 en la Universidad de Medicina China de Beijing. Desde entonces ha estado trabajando como profesor y acupuntor. Es miembro de la Asociación China de Acupuntura y Moxibustión y ha publicado numerosos artículos y libros sobre medicina china. Entre sus trabajos publicados en inglés figuran Chinese Auricular Therapy (Scientific and Technical Documents Publishing House, Beijing, 1994) y Acupuncture in Clinical Practice (Butterworth-Heinemann, Oxford, 1996). Su libro Acupuntura, el holismo visible, traducido al castellano por Pere Garcia Carreté) ha sido publicado por la Fundación Europea de MTC.
[1] “To give somebody the needle”.
[2] Wang Benxian, Foreign Research on the Meridians (Guowai Dui Jingluo Wenti De Yanjiu). Beijing: People’s Health Press, 1984, p. 260.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google photo

Esteu comentant fent servir el compte Google. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s